Formulas matemáticas

La verdad no sé por que hoy tengo tantas ganas de escribir, seguro que es porque necesito desahogarme y no darle tantas veces vueltas a las cosas. En el fondo la vida es más fácil llevarla cuánto más simplificas las cosas, eso no quita que la vida sea simple, es más es muy compleja y llena de variantes. Por eso Anacleto desde que se le murió su madre, quiso simplificar la vida a formulas matemáticas, así evitaría pensar tanto en ella y en los años antes de su muerte. Anacleto no concebía que hubiera personas ingenuas a la complejidad de la vida, las odiaba por ser tan pueriles, las típicas personas que ven que se van a estrellar y sin embargo no se lo creen, tienen la cabeza tan hueca que no son conscientes del peligro que corren y lo que puede desencadenar ese proceso, que no se preguntan sobre su existencia o que demonios hacen de la vida. Esas personas que viven alegre en un mundo ideal, creado por ellos mismos y que no escuchan el mundo real, no se sabe si inconsciente o conscientemente, pero rechazan la cruel realidad y así viven mejor, pero a Ancleto eso le repugnaba, quería simplificar el mundo para que esas odiosas personas se dieran cuenta que sus actos tienen su efecto y ese efecto causa otro efecto y pueden ser dañinas.

El proyecto de Anacleto no iba a ser tarea fácil, simplificar el mundo a unos números, vale, pero el quería simplificarlo todo a un solo número, el número más puro que la secuencia de fibonachi, la sección aura u otros, él quería descubrir la exitencia y la vida en la tierra.

Sin embargo su experimento no tuvo mucho éxito, no logró lo que esperaba, puesto que en el fondo lo que Anacleto quería no era saber y conocer la vida y la muerte, sino lo que quería era olvidar, olvidar el dolor, la pena, la angustia y la incertidumbre de cuando te sientes que vas a la deriva, de que todo lo que haces esta mal hecho, de que no estas a gusto ni contigo ni con el resto. La soledad no querida y la condena de la soledad  y lo que conlleva.

Simplificandolo todo solo descubrío que el mundo es simplemente un número imprenscindible y que en cualquier momento se puede hacer desaparecer.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *